Publicado: 7 de Abril de 2020

Las cocinas de bares, restaurantes y hoteles y otros negocios del canal Horeca son sitios que requieren un método de desinfección óptimo que permita realizar una labor profesional en las debidas condiciones higiénico-sanitarias.

No resulta sencillo saber cómo desinfectar cocinas al tratarse de espacios interiores con una presencia importante de alimentos, donde se hace un uso intensivo de fuegos, hornos y otros sistemas que producen humos o vapores, además de ser un sitio concurrido y no muchas veces bien ventilado.

Los desinfectantes tienen una composición química no recomendable en ningún caso. No son aconsejables ni para la higiene de los alimentos ni para limpiar superficies como encimeras o paredes o para lavar la vajilla.

Lo más razonable es usar modernos generadores de ozono para la desinfección ambiental y de superficies, incluyendo la purificación del agua y de los alimentos: el ozono es un desinfectante sin competencia alguna.

La higiene ambiental que conseguimos con solo ozonizar el aire se le suma la desinfección conseguida al lavar con agua ozonizada aquello que queremos purificar, bien sea el mismo agua potable, verduras o cualquier tipo de superficie.

Otra de las grandes ventajas del ozono frente a sistemas clásicos es su gran trabajos en la eliminación de olores. Además de erradicar cualquier tipo de pestilencia, nos evita los olores propios de limpiadores químicos, tóxicos y molestos para el personal y los comensales.

Además de enrarecer el ambiente, los limpiadores químicos forman una polución que afecta directamente a la comida, ya que a diferencia del ozono, estos productos no respetan las cualidades organolépticas de los alimentos.